Tanda está situada en el interior del parque Natural de Ponga. Su enclave natural y la conservación de las tradiciones

culturales y económicas de la zona hacen de este pequeño pueblo el marco ideal para disfrutar de una estancia

tranquila, cómoda y hogareña.

Sus construcciones típicas realizadas con piedra y madera crean espacios únicos en los cuales podemos descubrir

las habilidades de los artesanos y las formas de vida de los habitantes de la zona.

Desde la montaña
Detalle de al Aldea